SISTEMAS DE REFRIGERACION

En las cámaras de combustión del motor, la energía química del combustible es convertida en energía calórica, que a su vez se transforma en energía cinética. El calor puede ser intenso, hasta mil grados. El calor se dispersa y en muchas partes del motor pueden producirse temperaturas altas. Es preciso disipar el calor excesivo para que el motor no se ecaliente y sufra daños.









Casi todos los motores son refrigerados por medio de un líquido. Una bomba activada por el cigüeñal del motor bombea un refrigerante en el bloque del motor y la culata a través de canales. El refrigerante absorbe el calor y fluye hasta un radiador situado detrás de la calandra del automóvil. El refrigerante sale del radiador hacia un gran número de tubos estrechos que son enfriados por el aire que genera el movimiento del automóvil. Se utiliza un ventilador para crear una corriente de aire alrededor del radiador en caso que el automóvil no tenga la suficiente velocidad para generar el efecto de refrigeración adecuado. Este ventilador suele ser eléctrico y está regulado por un termostato, es decir, se conecta cuando la temperatura sobrepasa un punto determinado.








Circuito cerrado

Los automóviles modernos tienen un sistema de refrigeración de circuito cerrado. El sistema es hermético y funciona a presión. Esta presión hace que el punto de ebullición del refrigerante sea más alto, reduciendo así el riesgo de que empiece a hervir.

El circuito de refrigeración incluye un depósito de expansión que permite las variaciones de volumen del refrigerante producidas por los cambios de temperatura. El usuario puede controlar el nivel de refrigerante en este depósito. Es preciso rellenar el depósito si el nivel desciende por debajo de lo normal.

El motor debe alcanzar rápidamente la temperatura de funcionamiento normal después del arranque en frío. Para facilitarlo se utiliza un termostato que evita que el refrigerante salga del radiador hasta que haya alcanzado una determinada temperatura, a menudo en torno a los 90ºC. A esta temperatura, el termostato se abre, permitiendo que el refrigerante circule por el radiador para evitar que la temperatura suba demasiado. Si la temperatura desciende, el termostato se cierra, y así sucesivamente.

Refrigeración por aire

La refrigeración por aire nunca ha sido corriente en los automóviles. Se utiliza sólo en unos pocos modelos. El inconveniente es que exige un gran ventilador que genera ruido y que también quita potencia al motor. El nivel de ruido del mismo motor es también superior cuando se adopta esta solución de refrigeración. Los cilindros encapsulados y el refrigerante amortiguan el ruido en los motores refrigerados con líquido. Una de las ventajas es que el motor puede ser más ligero.


Refrigeracion con aceite

La misión del aceite como refrigerante de los elementos internos del motor se circunscribe únicamente a los motores de cuatro tiempos. Al ser impulsado por la bomba de engrase, recorre todas aquellas zonas donde la lubricación es necesaria. A la vez, refrigera elementos como las válvulas y sus asientos al pasar por la culata, donde baña en la práctica toda sus extensión. También lo hace a través de la niebla que, creada por el frenético movimiento de las piezas internas del motor, inunda todo su interior. El destino final del aceite caliente es el fondo del cárter, donde finalmente será recogido de nuevo por la bomba.










1 comentario:

Dani acevedo dijo...

Muy buena explicacion, se entiende perfectamente. Aqui dejo mi blog sobre reparaciones de electrodomesticos, electricisad, etc.. http://comorepararun.blogspot.com.es

Publicar un comentario en la entrada